2.1.13

Mi luna de miel

En nuestra luna de miel hicimos una ruta por la costa Oeste de Estados Unidos para acabar en Nueva York. Todo lo organizamos nosotros mismos, reservando aviones, hoteles, entradas, etc.. Lo primero fue comprar una guia del oeste de EEUU y otra de Nueva York, para decidir el recorrido final, que fue el siguiente:

San Francisco (3 noches) - Carmel by the sea - Mariposa (1 noche) - Yosemite - Bakersfield (1 noche) - Calico - Las Vegas (3 noches) - Nueva York (5 noches)

En cuanto a los vuelos, cogimos un ida y vuelta a Nueva York, y dos vuelos internos Nueva York-San Francisco (salía más barato que el vuelo directo Madrid-San Francisco más el vuelo de Nueva York-Madrid) y Las Vegas-Nueva York. Eso sí, tardamos una en entrar en Nueva York pasando el control de inmigración. Menos mal que teníamos más de 3 horas de escala entre los dos vuelos.

Desde niña había querido ir a San Francisco y conocer el Golden Gate de cerca, montar en tranvía y ver las casitas que salían en Padres Forzosos. Nada me decepcionó. San Francisco fue un sueño hecho realidad. Alcatraz y el Pier 39 también nos encantaron.







En San Francisco alquilamos un coche, un Mustang descapotable rojo, para ir hacia Las Vegas, ya que mi marido quería entrar en las Vegas de noche y en ese coche. De camino a las Vegas hicimos el siguiente recorrido: la carretera 17 miles drive - Carmel by the sea - Mariposa (noche) - Yosemite - Bakersfield (noche) - Calico - Las Vegas. Los 3 días que tuvimos el coche fueron lo mejor del viaje.






En Bakersfield fuimos por la noche a un restaurante con música country en directo (¡igual que en las peliculas!) llamado Buck Owen´s. De allí, partimos el día siguiente hacia Las Vegas, haciendo una parada en Calico, el pueblo minero fantasma, convertido en un pequeño parque temático.




Llegamos a las Vegas de noche y nos alojamos en el maravilloso hotel Bellagio. Las Vegas es impresionante, hay que ir una vez en la vida, pero no por el juego (que es un poco deprimente) sino por la vistosidad y los espectáculos de los hoteles.



Lo mejor de las Vegas fue que renovamos nuestros votos en la Graceland Wedding Chapel. Lo pasamos muy bien. Lo habíamos contratado todo desde aquí y el pack incluía lo siguiente: ida y vuelta en limusina hotel-capilla-hotel, una persona difrazada de Elvis, que cantaba fenomenal, me acompaño al altar y condujo la ceremonia, un miniramo con una rosa, de la que pude elegir el color desde aquí, y un DVD con la ceremonia grabada, para luego enseñarsela a nuestra familia y amigos (no tiene desperdicio). Además, nos hicieron fotos y luego pudimos comprar alguna a la vuelta desde Madrid, por Internet.


Finalmente, dejamos las Vegas para pasar 5 días en Nueva York. Alli continuamos con nuestro viaje de película: vimos el desfile de Macy´s de Acción de gracias, celebramos acción de gracias cenando en un restaurante muy bonito y romántico, todo estaba adornado de Navidad y sonando villancicos en las tiendas, vimos el musical de Chicago en Broadway, subimos al Empire State, al Top of the Rock, cruzamos el puente de Brooklin, comimos galletitas de la suerte compradas en Chinatown, comimos en Little Italy, fuimos de compras, al Museo de ciencias Naturales, al MOMA, a Central Park, comimos perritos calientes en los puestos callejeros y miles de hamburguesas, fuimos a un concierto de jazz en directo, ... Creo que vivimos el espíritu americano de pélicula al 100%.







¿Quién se apunta a ir de luna de miel a Estados Unidos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario