11.3.13

Centros de mesa

En el post de hoy voy a poner fotos de los centros de mesa de mi boda y otras bodas a las que he ido yo, para que vayáis cogiendo ideas. En ellas priman los jarrones y recipientes de cristal transparente,  frutas dando color además de las habituales flores, espejos y velas. Casi siempre, el color de base es el verde y sobre él se ponen los colores.

Empezaré por los míos. Aunque no pude escogerlos, porque entraban en el precio del menú y ponían las flores de la temporada, si hubiera podido elegirlos sin duda hubieran sido esos, todavía no me creo la suerte que tuve. Son clásicos, pero muy finos y elegantes e iban fenomenal con el estilo de mi ramo. Se trataba de un jarroncito redondo de cristal con rosas blancas, rosas, salmon y rojas, adornadas con paniculata y cintas. A ver si os gustan:
En la boda de una amiga, pusieron unos centros que también me gustaban mucho. La base era un espejo cuadrado. En dos extremos opuestos había dos velitas, y en los otros dos extremos había don jarroncitos cuadrados de cristal, uno con orquideas rosas y otro con palitos de bambú. Esos colores con el mantel gris combinaban a la perfección. Os dejos las fotos que hice:

Otro ejemplo de centro es el siguiente. Está compuesto de una base de hojas verdes, con dos manzanas verdes, unas uvas granates, algo de paniculata y unas orquideas blancas muy grandes. Está muy de moda ahora la decoración con manzanas verdes y la verdad es que queda bastante bien.
Otro tipo de centro de mesa que ya he visto en un par de bodas, es el que os muestro a continuación. Se trata de un recipiente redondo y no muy alto de cristal, en el que ponen piedras (como las de río), agua y unas margaritas de colores flotando. Son centros muy sencillos, para bodas que no quieran nada recargado en los centros de mesa.

Ahora os presento un centro de mesa de una boda en una bodega. Meseros con nombres de variedades de uvas incrustados en tapones de corcho de botellas de vino, ramas y flores secas y velas (siempre encendidas) en copas de cristal con agua. Da la sensación de ser muy sencillo pero si te fijas bien te das cuenta de la cuidada composición.


 Por último, otro centro que combina varias características de los anteriores: una base cuadrada con cuatro extremos, en tres de ellos recipientes de cristal transparente (un jarrón en un extremo y dos vasitos en extremos opuestos) y en el otro una botella de vino en cuya etiqueta está el número de la mesa. En el jarrón, un ramito de flores con lilium y paniculata, en un extremo una vela y en el otro unas uvas, y en el centro una hoja de parra como base y un melocotón. La primera foto es la del centro que había en las mesas de los invitados, y la segunda, cómo estaba decorada en esa misma boda la mesa de los novios, distinta a la de los invitados, con rosas y paniculata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario