25.5.14

Luna de miel en Austria

Puesto que la semana pasada los novios que tenían reservada su luna de miel a Tailandia han visto su viaje cancelado por la situación política del país, hoy os traigo una alternativa para la luna de miel que no está muy vista pero que a mí me pareció un viaje muy romántico y se puede preparar en poco tiempo. No tienes porqué irte muy lejos para que tu luna de miel sea especial, claro que todo depende de qué prefieres: ciudad, playa o montaña. Este viaje que os propongo hoy mezcla montaña y ciudad y consiste en visitar ciudades pequeñas de Austria y Alemania y disfrutar de un maravilloso viaje en coche por los Alpes, viendo verdaderas maravillas naturales y arquitectónicas. La mejor época para este recorrido es el verano, ya que fuera de esta estación es un país con un clima bastante frío y lluvioso. Nosotros fuimos en agosto y lo organizamos por nuestra cuenta y acertamos en muchas cosas gracias a la guía de Austria de "Trotamundos", que nos vino muy bien durante el recorrido en coche y a la hora de elegir los lugares para comer y dormir.

La primera parada del viaje fue Viena, la capital de Austria, donde llegamos en avión. En Viena es imprescindible visitar:

* Ringstrasse, la avenida más importante de Viena
* La ópera de Viena
* El Parlamento de Austria
* El Palacio de Schönbrunn
* El Palacio Hofburg
* El Palacio Belvedere

Como véis hay muchos palacios que visitar ya que es una ciudad imperial, de hecho allí vivió la Emperatriz Sissi.

 





Palacio Hofburg

El Parlamento

Augustine Kirche

Interior de Agustine Kirche

Plaza del Ayuntamiento- en verano retransmiten allí ópera por la noche y hay puestos de comida

Palacio de Schönbrunn


Palacio de Schönbrunn



Volkstheater
No podéis volver sin probar una porción de tarta Sacher con un buen café vienés
En Viena alquilamos un coche y nos dirigimos hacia Salzburgo. Aquí empezó la mejor parte del viaje, ya que por el camino disfrutamos de paisajes y lagos tan maravillosos como estos que veis a continuación.




Salzburgo es la cuarta ciudad más poblada de Austria con más de 150.000 habitantes y se extiende a ambas orillas del río Salzach, muy cerquita de los Alpes.

Río Salzach

Catedral de Salzburgo

Salzburgo es muy conocida por ser la ciudad natal de Mozart y allí podéis visitar la casa donde nació este fabuloso músico.


En Salzburgo es imprescindible visitar la catedral y la fortaleza de Hohensalzburg. En esta fortaleza podéis subir a la torre desde donde podréis disfrutar de estas espectaculares vistas de Salzburgo y Los Alpes:





Otra visita obligada en Salzburgo es el Palacio de Mirabell, cuyos jardines con temática mitológica están catalogados como monumento del patrimonio cultural local.




Pasear por las calles de esta preciosa ciudad es una maravilla:





Nuestra siguiente parada fue Innsbruck, la capital del Tirol, donde podéis encontrar escaparates como estos



O paisajes como estos



Es imprescindible visitar el Tejadillo de oro, el símbolo más famoso de Innsbruck. Es un mirador que el Emperador Maximiliano I mandó construir en la antigua residencia del archiduque Friedrich IV con ocasión de su enlace matrimonial con Blanca Maria Sforza de Milán. Su color dorado se lo dan las 2.657 tejas de cobre, doradas al fuego, con las que está cubierto.


Innsbruck es un importante centro de deporte internacional ya que fue dos veces sede de los Juegos Olímpicos de Invierno (1964 y 1976) y en 2012 organizó los Juegos Olímpicos de Invierno de la Juventud.  En esta foto podéis ver la rampa desde donde se celebran los saltos de esquí.


Las calles de Innsbruck merecen un buen paseo para admirar su arquitectura monumental.



Desde Innsbruck también cogimos el coche para adentrarnos en el Tirol y me sentí como Heidi por las montañas:







Para terminar el circuito nos dirigimos hacia Munich (Alemania) donde dejamos el coche y cogimos el avión de vuelta. De camino a Munich hicimos una parada a medio camino para visitar el castillo de Neuschwanstein y disfrutar de su maravilloso paisaje. Este castillo fue la inspiración de Walt Disney para la creación del castillo de la Bella Durmiente y sin duda creo que es el sitio más bonito y romántico en el que he estado. 

El Castillo de Neuschwanstein también es llamado el castillo del rey loco porque lo construyó Luis II de Baviera en 1896, una época en la que ya no hacían falta castillos y fortalezas, para retirarse y refugiarse del resto del mundo. Y dirían que estaba loco, pero desde luego no eligió nada mal el paisaje y la belleza de la que rodearse.








Terminamos este circuito en la preciosa ciudad de Munich, la capital de la región de Baviera, a 130 km del castillo de Neuschwanstein. Las visitas imprescindibles son: el antiguo y el nuevo ayuntamiento, Marienplatz, Karlsplazt, las puertas de la ciudad, la catedral de Munich y la cervecería Hofbräuhau. 

Puertas de la ciudad de Munich




Nuevo Ayuntamiento

Antiguo Ayuntamiento

Las dos torres de la catedral de Munich
Karlsplatz

Además de por su belleza arquitectónica, Munich es conocida por su excelente cerveza. Desde 1810 cada año se celebra en la ciudad el Oktoberfest, un conocido festival tradicional que gira en torno al mundo de la cerveza. Es visita obligada la Cervecería Hofbräuhau, un tradicional "Beer Garden" donde las camareras llevan 4 o 5 jarras de un litro de cerveza en cada mano y se comen salchichas. Muy típico pero real.






¿Qué os ha parecido? Espero que os haya gustado y que os de ideas para vuestra luna de miel o para un viaje romántico.


2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho esta entrada, aparte de que viajar me apasiona, las fotos son espectaculares y el destino muy interesante, besos!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Noelia! Me alegra mucho que te haya gustado. Las fotos son todas mías. Un beso

      Eliminar